Inicio»La Bitácora del Capitán»Fuentes de aprovisionamiento de agua en Colón

Fuentes de aprovisionamiento de agua en Colón

0
Compartido
Pinterest Google+

La forma cómo la población se abastecía de agua, se entiende a través de las construcciones antiguas y de la memoria colectiva de las personas con mayor edad, que permite reconstruir el pasado y dar significado al presente, ahora basta con abrir la llave y tener a nuestro alcance el vital liquido, en el pasado adquirir el agua, implicaba esfuerzo, relación, convivencia, comunicación

Por: Cristóbal Vega Prado

Las personas que recuerdan esta forma de obtener el agua, pasan de ochenta años, sin embargo fue en año 1964, cuando se comienzan las obras para introducir el sistema de agua potable, en la Cabecera Municipal. A continuación la descripción de las fuentes de aprovisionamiento de agua.

El agua que abastece la población urbana, proviene de aguas profundas, de los manantiales existentes, se aprovechan dos: “El Tanque” y “La Alberca”. El primero se encuentra situado en medio de los dos principales núcleos de población, entre Soriano y Colón, en la Avenida Francisco I. Madero, en el lugar conocido como la Palestina, donde se eleva un depósito de agua de un metro y medio de profundidad, por unos cincuenta y cuatro metros de superficie, siendo sus paredes construidas de piedra y ladrillo, paredes que se elevan del suelo a escasamente cincuenta centímetros.

El segundo depósito, “La Alberca”, se encuentra en la parte sureste de la población, tiene quince metros de profundidad por doscientos metros cuadrados de superficie; sus paredes están construidas de piedra y ladrillo, y pasan del suelo metro y medio.
El depósito de agua llamado “El Tanque”, por estar situado doce metros sobre el nivel del resto de la población, se aprovecha la fuerza de gravedad y la energía con la que brota el agua del manantial, para hacerla llegar pasando por una tubería de hierro no galvanizado de dos pulgadas de diámetro, la cual va sobre la banqueta por las calles de Francisco I. Madero hasta el mercado, donde termina en una pila. En su trayecto tiene una llave que nutre otra pila situada en la esquina de las calles Francisco I. Madero y José Valero.

De “La Alberca”, parte una tubería de dos y media pulgadas de diámetro de hierro no galvanizado, que termina en la Plaza Principal, dando un pequeño ramal que abastece la esquina de las calles Héroes de la Revolución y Aquiles Serdán. En esta tubería, el agua fluye por la acción de la gravedad y sale con mayor presión que en el depósito de “El Tanque”. De las pilas el agua es llevada a las casas en cántaros o botes

Sin embargo, se relata que en Soriano no había agua, se tenía que ir a “La Poza”, lugar ubicado a la salida a Querétaro, de donde salía mucho agua limpia, en este lugar se construyó un broquel donde manaba agua, y la mayoría de casas tenía norias, como el antiguo caserío que se encontraba en lo que hoy es el Atrio de la Coronación, en Soriano.

En los barrios situados en las orillas de la población y en el campo, los habitantes tienen pozos de unos ocho metros de profundidad, que son simples perforaciones sin pared y sin brocal.

Entrada anterior

'La Coronela': Doña Agripina Montes Valdelamar

Siguiente entrada

Prepárate para el regreso a clases

Ningun comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *