Inicio»La brújula»Hotel Ecoturistico Hacienda ‘La Salitrera’

Hotel Ecoturistico Hacienda ‘La Salitrera’

3
Compartido
Pinterest Google+

‘La Salitrera’ es un lugar ideal para relajarse en familia y abandonarse a la tranquilidad, disfrutando el aire fresco, paseos a caballo o en lancha o el andar por veredas ancestrales que conducen a pinturas rupestres

Por: Cristóbal Vega Prado

Se ubica a 30 minutos del Aeropuerto Intercontinental de Querétaro y a 15 minutos de la cabecera municipal de Colón, en el km. 20 de la carretera a Tolimán. Se integra en la zona Otomí-chichimeca declarada por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad y forma parte de la Ruta de las Haciendas y de las Capillas Familiares.

‘La Salitrera’ cuenta con cómodas habitaciones, servicio de restaurant, terraza tipo bar, patio amplio para eventos sociales, corredores, sala audiovisual para reuniones de negocios y amplio estacionamiento.

En la elaboración de sus platillos se rescatan las recetas tradicionales, utilizando los productos propios de la región, donde puedes degustar un delicioso pescado frito, mole, nopales en penca, gorditas de maíz quebrado, frutos de temporada, tortillas hechas a mano, café de olla, mousse de guamiche, entre otros exquisitos menús.

El costo por habitación va de $650.00 a $1,300.00, incluye desayuno y servicio de agua caliente y tina de hidromasaje. Servicio de Restaurant, terraza tipo bar con vista panorámica, alberca y temazcal.

El nombre de La Salitrera proviene del uso popular, debido a que el lugar sirvió de almacén de “salitre” para el ganado y al uso de los capataces para referir el lugar y facilitar su ubicación.

Su historia está ligada a la Hacienda de Ajuchitlán en cuanto a sus propietarios hasta la década de los años 30, cuando la Señora Luz Gorozpe la renta por primera vez para posteriormente venderla por problemas con acreedores e hipoteca. El primer arrendatario fue Miguel Gamboa en el año de 1931, el segundo, Evaristo Juaresti durante 1933-1935. Y vendida en 1944 al Señor Antonio Arteaga Esquivel, estando en su poder es vendida al Señor Abraham Maussan – padre de Jaime Maussan-.

Un elemento característico de La Salitrera es el uso en su construcción de la cantera rosada, está compuesta por una capilla particular, parte de la Ruta de las Capillas Oratorio Otomí-Chichimeca, su fecha de construcción se data en 1921, por la inscripción que se puede observar a la entrada; sin embargo los testimonios aseguran que es una capilla del 1760, por una cantera que se encontraba en el altar con esta fecha y que al ser abandonada por varios años se perdió entre los escombros.

Durante el Movimiento Cristero acontecido en Colón en el año de 1928, es del dominio popular, que en el mezquite del patio de La Salitrera fueron ahorcados muchos cristeros, entre ellos Juan Carranza, quien ante la negativa de entregar las armas, fue torturado y colgado, pero no lo dejaron morir, para después aplicarle la ley fuga, testimonios de cristeros sobrevivientes afirman que le hicieron cavar su tumba para después darle el tiro de gracia y enterrarlo a escasos treinta centímetros, como el caso del Sacristán de Soriano Don Sotero Nieves Aguilar.

El señor Donato Granados narra este acontecimiento en el libro “Cristeros, bajo el cielo fiel de Querétaro”, de Prof. Ramón del Llano, en coautoría con Don Marciano de León, autor del corrido a Colón y quien rescata los testimonios de los cristeros:

“Cuando sepultaban a don Juan Carranza, en el panteón de Colón, junto con su hijo y su asistente, sentí mucha tristeza por la traición de que fue víctima de parte de don Antonio Osornio (este viejo era militar).
Lo sepultaron junto a los árboles que se llaman Paraísos. Los cuerpos los trajeron en un carro carbonero que venía de Salitrera. Don Juan Carranza era muy valiente y vivo para pelear”.

Entrada anterior

La Llorona

Siguiente entrada

Nuevo Álamos: Comunidad con entorno saludable

Ningun comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *